El pijama de Sira Quiroga (digo, de Aris Agoriuq)

jueves, enero 23, 2014

Ya sé que me vais a llamar friki después de leer esta entrada, pero no me importa. Como ya os dije en un post reciente, veo (veía) El tiempo entre costuras. Pero tengo que reconocer algo. En ocasiones, a pesar de lo bien dirigida que estaba, de la magnífica interpretación de Adriana Ugarte, etc, etc, me fijaba más en el vestuario que en todas las virtudes que los fans de la novela o de la serie podáis seguir enumerando.

Hoy os voy a hablar de uno de los conjuntos que lleva Sira en el décimo capítulo de la serie: no recuerdo qué pasa o pasó (como os decía a veces la trama era lo que menos me importaba) pero la protagonista de nuestra historia está en su hotel en Portugal por la noche. Lleva un precioso pijama con reminiscencias orientales: negro, de seda, con las mangas anchas y un bordado floral en la pechera. Cierra con un cuello mao lateral y unos botones situados en una pieza ribeteada con una tela plisada clara que contrasta con el negro. Lo veo esos minutos y ¡zas! ya se queda alojado para siempre en mi cabeza. 

Sé que la diseñadora de la serie es una apasionada de la moda y que no da puntada sin hilo (nunca mejor dicho) y también sé que durante la primera mitad del siglo XX la inspiración oriental, china y japonesa sobre todo, era muy frecuente en la vida pública pero fundamentalmente en la privada. Era un estilo muy cómodo para "andar por casa" sin perder el glamour y con una pizca de exotismo. Las prendas inspiradas en los kimonos y qipaos (o los kimonos y qipaos reales directamente traídos de sus países de origen) se hicieron rápidamente un hueco importante en los cajones de pijamas, camisones y batas de las mujeres más atrevidas y bohemias de la época. 

Será durante la Segunda Guerra Mundial cuando se popularicen los pijamas como el de Sira en forma de souvenirs que los soldados llevaban a sus mujeres tras sus forzosas y largas estancias en Asia. Y esta práctica se extenderá a lo largo de la décadas de los 50 y 60. Todavía hoy se pueden encontrar conjuntos enteros de este tipo (pijama, bata, zapatillas y peine en cajas originales) en buenas condiciones:
En los años 30/40, más que de pijamas, hablaríamos de conjuntos lounge o para estar relajada en casa, confeccionados con tejidos más ricos, sedas y terciopelos principalmente.

Aquí tenéis algunos preciosos ejemplos de este tipo de prendas:
Conjunto de chaqueta negra y terciopelo y pantalón en satén años 40 en RobinandWrenVintage,  conjunto de seda en negro con bordados dorados años 30 en VeraVague.
Conjunto en seda amarilla bordada años 40 en Vintage à la mode, conjunto lounge en seda años 40 en CreatedAndCollected

¡Hala! Ya podéis llamarme friki: seguro que la Petro es la única que viendo El tiempo entre costuras se fija en un pijama que la prota lleva unos segundos. Y no contenta con ello, hace una entrada de su blog dedicado a él.

Ahora en serio: ¿no os encantan los pijamas con inspiración oriental? ¿y los kimonos? 

Y hablando de Asia en los años 30/40 ¿qué pasó con aquella peli que se desarrollaba en la China de esos años llamada Flores de la guerra? ¿alguien la vio? ¿se estrenó en España? 
Lo digo porque pienso hacer futuras entradas dedicadas a kimonos y qipaos vintage. Espero que tengáis tantas ganas de verlos como yo de hacerlos.

(Las fotos de El tiempo entre costuras a través de Trendy in the sky donde podréis repasar todo el vestuario de la serie capítulo por capítulo)

P.D: Y si os gusta El tiempo entre costuras y la moda vintage seguramente os interese también la entrada que dediqué al vestido Delfos de Fortuny.

You Might Also Like

6 comentarios

  1. ¡Muy interesante el post sobre historia de la moda de la época! Me ha gustado muchísimo y, el segundo pijama es casi igual que el de Aris. ¡Vaya trabajo de investigación ¡enhorabuena! y me alegra saber que te ayudaron las fotos. Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Sara!
    Hice otra entrada sobre el Fortuny falso: http://petronialocuta.blogspot.com.es/2013/12/el-delphos-de-fortuny.html
    Y todavía haré alguna más porque es una serie ideal para mostrar la moda de toda una época!

    ResponderEliminar
  3. Jijiji!!!
    Pues no has sido la única. Yo me enamoré nada más verlo. Y confieso que muchas veces me fijaba más en la ropa que en otra cosa. Y como yo, muchas de mis compañeras de un grupo de face. Te invito a que te unas a nosotras, se llama: Desafío el tiempo entre costuras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me pasaré! Muchas gracias por la invitación!

      Eliminar
  4. Pues llámame friki a mí también!!! Muchas veces me fijo más en el vestuario, accesorios, y todo lo que rodea a una escena, que a la escena en sí. Me encanta!!! Aún no he visto El Tiempo Entre Costuras pero te aseguro que una de las cosas que más curiosidad me causan de la serie es ver plasmado en imágenes todo lo que imaginé al leer la novela... Esos vestidos maravillosos, la decoración de cada sitio, los estilismos, peinados, maquillajes... En fin... Yo creo que ya sólo por eso merecerá la pena verla.
    Como sabes, adoro Downton Abbey, y en parte también es por esto...jajajajajja
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te encantará sobre todo por eso: la ambientación, lo guapísima que va siempre Adriana Ugarte, los vestidos (muchos, interpretaciones copias de iconos de la época)

      Eliminar

Subscribe